Entranador Actual de Selección Francesa

Didier Deschamps, nacido el 15 de octubre de 1968 en Bayona (Pirineos Atlánticos), es un entrenador francés reconvertido en futbolista internacional.

Líder de recuperar el equipo

Didier Deschamps se convierte en titular de la División 1 en la temporada 1988-1989, como líbero e internacional francés, como centrocampista defensivo. En octubre de 1989, dijo: “Líbero, puede ser más adecuado para mis cualidades. (…) En la selección, Platini piensa que puedo traer más en el juego. Mi papel es más limitado y oscuro, pero juego para la comunidad”.

Didier Deschamps era un jugador en el estilo defensivo conocido por nunca darse por vencido, muy conquistando la pérdida del balón. Desde su debut en el FC Nantes, Deschamps es un jugador voluntario con una fuerte personalidad. Centrocampista defensivo, se muestra muy rápido emprendedor, desempeñando un papel clave en el juego. Así recupera muchos globos y atestigua que un temperamento de organizador y criador sin paralelo. No tiene la creatividad de Zidane, pero tiene cualidades de resistencia, recuperación y organización del juego, esenciales para la gestión al más alto nivel.

Muy temprano, cuando tenía 20 años en Nantes, Deschamps era un capitán. “No hay problema de ser un capitán tan joven. En el campo, siempre he hablado mucho, me gusta liderar a mis socios. En casa, es natural. En su momento, Eric Cantona, David Ginola y algunos otros se quejan de las maniobras del “Dèche” para, justo antes del Mundial de 1998, para expulsar a los Blues. Sus oponentes más abiertos lo consideran, por debajo de su fachada señorial, arrogante, incluso mórbidamente rígido y reacio a hacer concesiones. El jugador permanece en la memoria de los partidarios del Blues como el líder de los hombres, el jefe, con una personalidad fuerte y un verdadero juego de inteligencia (comprensión, anticipación, organización). Él ha contribuido fuertemente a crear una cohesión de equipo dentro del grupo y tiene éxito durante varios años para dar una identidad fuerte al equipo de Francia.

Un hombre de diálogo, un ganador natural y un líder natural, Didier Deschamps es un activo para todos los equipos dentro y fuera del campo. Con su inteligencia táctica y su lectura del juego, su volumen físico y su actividad incansable, este recuperator-ballooner es un elemento indispensable del equipo francés durante sus grandes victorias. Su juego de cabeza y tiro son sus puntos débiles.

Entrenador: juego corto y ofensivo

Una vez impuesto en el banquillo de Mónaco, Deschamps sabe que es solo una etapa. En su papel de asistente, Jean Petit lo sabe mejor que nadie: “Didier será un gran entrenador en un gran club. Aprende rápido, anticipa y conoce el fútbol. Sentimos la impresión de Aimé Jacquet Marcello Lippi. Él tiene la misma idea de seriedad, trabajo y rectitud que Arsene Wenger, pero es más nervioso, más reactivo. Establece un juego corto que avanza, mientras que la verticalidad, capaz de imponer un estilo ofensivo asumido. Alquilamos el juego a los lados, con parejas que se llevan bien en el patio de la escuela.

Después de la Copa Nacional Europea en 2012, reemplazó a Perrins como entrenador francés. Con el equipo de Francia durante la Euro 2016, se alterna de dispositivo: el tradicional 4-3-3 y el 4-2-3-1 usados ​​desde la segunda mitad del octavo de final contra la República Irlanda.

Posteriormente, se convirtió en el seleccionador francés con más victorias, antes de clasificar a su equipo para la Copa Mundial de Fútbol de 2018​ y de renovar su contrato por dos años más.

 

El Análisis de Francia al Rusia 2018

Les Bleus perdió la final de la Copa del mundo 2006 ante Italia en una tanda de penales; perdió ante Alemania en los cuartos de final de la Copa Mundial 2014, y no pudo soportar la presión de ser favorito en la final de la Eurocopa 2016 en casa ante Portugal.

El francés ha logrado superar la participación fallida que ha tendido en las copas del mundo desde que perdió la final de la Copa Mundial de Alemania 2006 por penales contra Italia. Bueno, fue una dura derrota que puso fin a la mejor generación de fútbol francés dirigida por el capitán eterno Zinedine Zidane.

Pero Francia también es propensa a lapsos en la concentración, y esto necesita ser solucionado si desean ganar el trofeo por segunda vez.

Ahora, Francia es sin duda uno de los principales candidatos para gritar campeones en Rusia el próximo 13 de julio. Esto fue posible gracias a la gran renovación de jugadores que hemos visto en los últimos años. En términos de talento, Francia es similar a Bélgica en que tienen una gran cantidad de esto. Los nombres que brillan en Europa como Griezmann, Mbappe, Lloris, Pogba, Payet, Giroud, Koscielny, Matuidi y Martial forman parte de un gran grupo de jugadores que conforman esta prometedora lista de futbolistas de alto nivel.

  • Antoine Griezmann / 27 años / Atlético de Madrid (España) – Delantero
  • Raphael Varane / 25 años / Real Madrid (España) – Defensa
  • Kylian Mbappé / 19 años / PSG – Delantero
  • Paul Pogba / 25 años / Manchester United (Inglaterra) – Volante

Laurent Koscielny se perderá el Mundial por una rotura del tendón de aquiles y su recuperación está estimada para 6 meses. Paul Pogba jugará a pesar de sus problemas en el Manchester United. Es un hombre clave para Francia y podría encontrar que ponerse esa camisa azul lo galvaniza nuevamente. Francia ha logrado formar no uno o dos sino 3 equipos de jugadores entre titulares, suplentes y reservas que están calificados para jugar una Copa Mundial de la FIFA.

Al principio, Francia fue mi principal candidato. Puedo apostar cualquier cosa a que Les Blues ganaría el torneo. Sin embargo, los últimos dos juegos que jugaron hicieron que Francia fuera más baja en mi clasificación de candidatos. Actualmente, Francia está en el puesto 7 del Ránking FIFA y viene dejando algunas dudas con unos resultados en su etapa de preparación como el 2-2 con Alemania y la derrota 3-2 ante Colombia. Es que Francia tiene un problema similar al de Bélgica: falta de pasión y sincronización entre jugadores. Pero a diferencia de los belgas, esta situación es reversible.

Con la calidad del fútbol preparada, Didier Deschamps solo tendrá que preparar psicológicamente a sus jugadores de clase mundial a través de charlas motivacionales que fomenten el espíritu de equipo. Por lo tanto, el equipo nacional francés volverá a dar flashes de calidad y se elevará con su segunda Copa del Mundo en la historia.